Este proyecto surge de una necesidad de exteriorización de la vivencia personal, es por tanto una declaración de actitud, de intención, es un proyecto vivencial y abierto que no se dirige a un fin concreto, es un repaso autobiográfico que crece a medida que lo hace la propia biografía.

Nace del interés por la cotidianidad del acto culinario, del plato cocinado como “objeto” que define presenta y representa a quien lo crea o fabrica, mezclando el contexto de lo intimo y lo privado del hogar con lo artístico, convirtiéndome así en mujer fabricante de [alimentos-obras de arte].

Una primera esquematización del trabajo divide este en dos direcciones a seguir, por una parte, la preparación de los alimentos para la nutrición de la persona amada y por otra la representación de quien cocina, quien come o quien es comida.

Mas...